cronicas

CIUDAD DE MÉXICO

Alma Díaz de León

Con un hambre voraz por una mejoría física notoria nuestra poeta de Murcia aterrizaba en Ciudad de México el sábado 9 de febrero, para realizar 2 recitales (5 y 9 pm) que cerrarían con broche de oro su paso por nuestro país.

Había pasado una mañana de sopita y mimos caninos y el ánimo estaba a full y ella se dispuso a preparar su rutina preguntando a quienes le acompañaban en aquel momento si anexaba cierto poema o no.

Con la rapidez del paso del tiempo llegó la hora de trasladarse hacia el lugar elegido por Oniria Records para cerrar esta maravillosa gira “Rincones Poeticos, con Abbey C”: el Oh Alá, restaurant bar ubicado en Coyoacán, que acoge la música y la poesía con tanto amor que parece desbordarse por cada ventana.

Arribaba a las inmediaciones y la gente ya hacía fila para entrar, al poco rato dio la hora y con todos ya impacientes, salió de camerino para entrar en aquel lugar en el que el ambiente destilaba emoción.

Los aplausos no se hicieron esperar y después de la anécdota del malestar del día anterior y la confirmación de su mejoría daba inicio el primer recital.

La dinámica del Open Mic y las preguntas y respuestas se mantuvo, se le escuchó recitar el poema de Tinder, Viernes, Más entera que nunca, entre otros. Y aquella gira que iniciaba hace unos días estaba a punto de finalizar.

La firma, las fotos, los abrazos y por supuesto: los regalos, no se hicieron esperar. La gente estaba completamente emocionada de poder por fin haber llegado a ese momento tan único y mágico -porque ella se encargaba de hacerlo mágico para cada uno-.

Así concluía la primera parte de este final, como en las buenas sagas que lo dividen en dos. Para tener un breve, brevísimo descanso para ir con todo a la escena final.

Entraba de nuevo entre aplausos y vítores, los asistentes al segundo recital se notaban más emocionados que cualquier otro público que se había visto en esa semana.

Esta ocasión contábamos con el acompañamiento musical de Angie, quien tocaría el cello en un par de poemas e interpretaría un solo maravilloso que pondría los pelos de punta a cada persona que se encontraba en el lugar.

Con una rutina tan emotiva como divertida se escuchó a nuestra poeta recitar, monologar, reír, responder preguntas y hostear el Open Mic, ese espacio maravilloso que ella misma propuso para dar oportunidad a las y los jóvenes mexicanos de poder dar a conocer un poco de su talento y así continuar incentivando la cultura de la poesía.

Con un agradecimiento de los más espectacular y un mensaje tan positivo incluyendo temas como el medio ambiente y la lucha feminista nuestra poetisa terminaba el último acto poético de esta gira por nuestro país, no sin antes derramar lagrimas gracias al largo y estruendoso aplauso que la gente le brindó.

Envuelta en emociones firmó, abrazó, sonrió, posó para fotos, recibió más obsequios y agradeció a cada uno de los asistentes por hacer posible lo que acababa de ocurrir.

La gira había concluido y se podría jurar que el corazón de Abbey se había hecho más grande por hacerle lugar a todo el cariño recibido por cada persona que topó en su andar.

📷: @caffeinera

...

Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario